En cultivos de otoño, cuando las condiciones climáticas aprietan, tener un buen producto es sinónimo de rentabilidad.